Ciega.

Estaba ciega. Sus ojos estaban cerrados. No tenía mirada. Sentía un hueco en el lugar que anteriormente habían ocupado sus globos oculares. Iba a oscuras por la vida. No veía su futuro. Caminaba despacio, sin ver el camino. Pisando fuerte, sin ver que podía hundirse. Estaba ciega. Pero podía correr. Podía saltar, sin saber hacia…… Sigue leyendo Ciega.

Casiopea.

Se levantó de la cama, arrugando las sábanas de seda. Mirándose al espejo comprendió que hoy iba a ser un día importante. Como todos. Sus cabellos parecían oro, pero un oro negro. Un negro dorado. El ruido de sus tacones paseando por la habitación me llenaba de satisfacción. Ver su cuerpo bailar, al compás de…… Sigue leyendo Casiopea.